Cómo medir una campaña publicitaria online

Seguro que habrás escuchado que una de las ventajas de realizar una campaña publicitaria online es que se puede medir los resultados. De hecho, la publicidad online se ha convertido en una herramienta en la que relación costo-beneficio resulta muy atractiva para las empresas así como arrojan resultados concretos.

Esto es como consecuencia de la posibilidad de segmentación, el pago solo por clic y que podemos monitorizar la campaña. Esto último nos permite medir y ajustar en tiempo real los anuncios. Sabremos cuáles funcionan mejor. De este modo, tenemos la oportunidad de optimizar el presupuesto.

Seguramente, estés pensando: “Todo eso está muy bien, pero ¿cómo puedo saber si el anuncio está funcionando  o no?” Para esto tenemos una serie de indicadores que nos van a permitir medir y ajustar nuestras campañas publicitarias. El fin último es obtener el mayor número de conversiones al costo más bajo posible.

Indicadores  para medir el éxito de una campaña

  • Alcance. Se refiere al número de personas que se le ha mostrado el anuncio, tanto si han dado clic como si no. Es decir, si la estrategia de aumentar la visibilidad de tu negocio es efectiva o no. Aquí suele mirarse las impresiones, el coste por impresión, los usuarios únicos impactados, la frecuencia media de impacto y si existe duplicidad de audiencias.
  • CTR (Click Through Rate). Dicho de un modo más sencillo, es el número de personas que dieron clic entre el número de personas registradas en el alcance total. Cuanto más alto sea el CTR mejor.   Ya que nos está indicando que el enunciado es atractivo y para la audiencia está resultando relevante el contenido.
  • CPC (Coste por Clic). Es como su nombre indica el costo que nos supone cada vez que un usuario hace clic en el anuncio. El coste se obtiene de dividir el presupuesto de la campaña entre el número de clics logrados.
  • Tasa de conversión. Esto se refiere al número de personas que llegó al destino que indicaba el anuncio y realizó lo que se le pedía. Por ejemplo, supongamos que hemos hecho un anuncio de una cata de vino y hemos indicado que ha de registrarse para asistir a la cata en la página de destino. Las conversiones son el número de reservas que se han realizado para el evento. En nuestro caso una cata de vino. Estas reservas serán las conversiones. El total de reservas dividido entre el número de clic dados al anuncio obtendremos la tasa de conversión. Recuerda que no todo el mundo que haga clic en el anuncio hará la reserva.
  • Costo por adquisición del cliente (CAC). Es el resultado de dividir el presupuesto inicial entre el número de personas que hicieron la reserva, por seguir con nuestro ejemplo. De esta manera sabremos lo que nos ha costado cada persona que ha hecho la reserva en nuestra cata de vino. Por tanto el CAC es un ratio utilizado para determinar el coste medio de inversión para hacer que un usuario potencial se transforme en cliente. Esta medición puede realizarse mensual, trimestral, semestral o anualmente.

En resumen, si tenemos en cuenta estos cinco indicadores, podremos evaluar y saber cuál es la campaña o anuncio que está siendo más efectivo.  Cuántas de nuestras visitas se han convertido en leads y cuáles en clientes. En definitiva, nos va a ayudar a establecer nuestro embudo de ventas.

No obstante estos no son los únicos indicadores que podemos manejar,  existen otros como el tiempo de recuperación de la inversión CAC o el ratio del ciclo de vida del cliente. El primero calcula el tiempo que tarda la empres en recuperar la inversión CAC tomando tu CAC  y dividiéndolo entre el margen de beneficio por mes en función de la media de nuevos clientes. Mientras que el segundo, estima el valor total que obtiene la empresa por cada cliente frente a lo que se ha invertido para obtener dicho cliente.

Como puedes existen diferentes indicadores que van a valorar el éxito de nuestras campañas de marketing online. ¿Quieres que te ayudemos a gestionarlas?

Como medir una campaña publicitaria offline

Cuando realizamos una campaña publicitaria, además de planificar toda la creatividad y decidir los soportes en donde se va a realizar, lo que más suele interesar a los empresarios son los resultados. En una campaña online es más sencillo conocer, medir y cuantificar los resultados de las acciones de marketing, ya que las propias plataformas proporcionan estos datos.

Es cierto que una campaña offline a veces no puede medirse. Por ejemplo, no es posible conocer el número total de personas que han visto un anuncio en televisión o un cartel ubicado como publicidad exterior en la fachada de un edificio. Sin embargo,  esto no quiere decir que nunca podamos obtener estadísticas de las acciones realizadas en eventos, PLV o relaciones públicas.

Métodos para medir una campaña publicitaria offline

A continuación vamos a enumerar algunos de los métodos que se utilizan para analizar y medir una acción de marketing directo:

  • Vanity URL. Se trata de crear una web con una URL fácil de recordar por la audiencia y reconocer a la que una acción de marketing online dirigirá. Por ejemplo, seguro que has visto campañas de marcas de cerveza u otro tipo de producto en el que si quieres más información o ver un vídeo completo te redirige a una página web. De este modo, podremos utilizar las herramientas de analítica web para conocer cuántas personas han accedido a este sitio a través de la campaña realizada en offline, así como el número de conversiones. En definitiva podemos medir la repercusión de la campaña a través de una web.
  • Experimentos supervisados. A veces una marca puede querer realizar una prueba o experimento de cómo va a resultar un tipo de producto o de campaña. Para ello se realiza un evento sobre una muestra de la población antes de lanzar la campaña definitiva. Esto tiene como objetivo medir las reacciones de los sujetos seleccionados.
  • Códigos de compra o cupones únicos. Una forma sencilla de controlar cuánta gente compra un producto con motivo de una campaña es realizar un código de compra o cupón con un tipo de descuento o regalo. Este código de descuento puede promocionarse a través de flyers enviados al domicilio o a través de un anuncio proyectado en una pantalla.  Con este tipo de acción podremos medir la repercusión mediante las compras.
  • Google Analytics. Aquí requiere una planificación y conocer el calendario, así como los horarios de los anuncios en radio o televisión y ver cómo afecta eso al tráfico de nuestra web. La herramienta indispensable para las mediciones es, sin duda, Google Analytics.
  • Información sobre difusión. Los medios tradicionales como la prensa, la radio y la televisión suelen ofrecer datos de difusión o tirada (en prensa), la audiencia de los programas o por horarios (prime time). Estos datos son importantes a la hora de optar por un medio u otro para llegar al mayor número de audiencia posible. Aunque esto no nos ayudará a conocer cuántas personas vieron el anuncio (visibilidad de la empresa o producto) y realizaron la compra una vez que lo vieron.

Como has podido el marketing tradicional tiene una forma muy limitada a la hora de medir los resultados de una campaña de publicidad. Por el contrario, si para dicha campaña utilizamos un código de descuento o la enlazamos de algún modo a una página web sí podremos obtener algún resultado.

Por tanto, como conclusión podemos decir que contar con una página web de empresa, no solo va a dotar de una mayor visibilidad a tu negocio, sino que también te va a permitir medir y controlar tanto las acciones o campañas de marketing tanto online como offline. ¿Cuentas ya con una página web de tu negocio? ¿Sabes cómo sacarle chispa?

La realidad aumentada y virtual

Muchos son los que aún confunde la realidad aumentada (AR) con la realidad virtual (VR). No obstante, no es lo mismo. En el caso de la VR, el usuario se sumerge por completo en un mundo virtual. Esto significa que vive una experiencia sensorial completa en un ambiente creado de manera artificial. Para que esta experiencia sea más completa se utilizan gafas especiales y auriculares.

Por su parte la realidad aumentada, no utiliza gafas, sino el propio teléfono móvil. Aunque también puede emplearse un portátil o un ordenador de sobremesa. Aquí es donde cargará el entorno virtual. A diferencia de la virtual, en la aumentada se combina el entorno real con el artificial creado mediante un programa informático. De este modo podremos saber cómo podría quedar un mueble en una habitación o jugar a cazar pokemons o lanzando hechizos a monstruos como un mago de Hogwardts.

La popularidad tanto de la realidad aumentada como la realidad virtual va en aumento. Según un estudio de Markets and markets, se estima que en 2017 el mercado de la realidad aumentada se valoró en 4.230 millones de  dólares y se espera que en 2023 este alcance los 60.550. Por su parte el mercado de realidad virtual se valoró en 5.120 millones de dólares en 2017, el pronóstico para 2013 es de 34.080 millones.

También está creciendo el interés de las empresas por utilizar AR y VR para fines promocionales de la marca, productos y servicios. Una de las principales razones es que permite que una interfaz bidimensional muestre una tercera dimensión. Es decir, los anuncios no se muestran solo el tradicional anuncio gráfico, sino que aporta una visión periférica.

Se trata de crear una forma más inmersiva de contar una  historia. ¿Y por qué no aprovechar esto para contar la propia historia de la marca? De esta manera, se puede aportar un mayor valor y un compromiso de marca. Podrá atraer a más consumidores que desean probar esta nueva experiencia. 

Aplicaciones publicitarias 

Veamos algunos ejemplos de la utilización de la realidad aumentada y la realidad virtual que ya se están utilizando:

  • Tours virtuales o vídeos corporativos inmersivos. Se pueden crear experiencias únicas a través de la creación de visitas virtuales a una tienda o establecimiento, incluso permitir a los compradores que se prueben accesorios o prendas de manera virtual. Asimismo, son muy útiles en aquellas situaciones en las que una visita real puede implicar algún tipo de riesgo (visitas a hornos, operaciones quirúrgicas…).
  •  Experiencias en vivo. Las empresas pueden optar por mostrar en sus sedes o en ferias experiencias tanto de realidad virtual como de realidad aumentada. En el caso de este último existe la experiencia de probadores de ropa delante de un espejo.
  • Aplicaciones al comercio electrónico. También podemos aportar esta realidad a los catálogos donde podamos ver el objeto a comprar en sus tres dimensiones, para su posterior compra.  IKEA y Lego ya experimentaron con su catálogo para que el comprador pudiera ver cómo quedaba en su producto en el hogar del usuario.
  • Aplicaciones a las redes sociales. Se pueden agregar filtros creativos, animaciones o interacciones a las fotos y vídeos. En este supuesto estaríamos hablando de aplicar realidad aumentada.

En cualquier caso, ya optemos por la realidad aumentada o la realidad virtual el enfoque debe mantenerse en la estrategia, así como tener siempre presente el mensaje de marca que se quiere transmitir. Esta tecnología es un vehículo cada vez más empleado porque facilita una mayor interacción entre usuario y marca. Pero antes de efectuar una inversión a gran escala en este tipo de proyectos, es conveniente contar con una agencia como Laluca, para conocer las capacidades y beneficios que tanto la AR como la VR pueden aportar a tu negocio.

Campañas de prospección internacional online

Para una empresa que quiere exportar sus productos online, es decir, que desea internacionalizarse es primordial realizar un buen plan de marketing internacional. Muchas empresas que han empezado a exportar han fracasado estrepitosamente principalmente por carecer de suficientes recursos y competitividad.

Debemos de tener en cuenta que no todos los mercados son iguales, y como consecuencia, el público objetivo no será similar en los distintos mercados. De ahí que no se recomienda extrapolar una campaña de publicidad de éxito en un mercado a otro. Puede que en este último la misma campaña fracase estrepitosamente.

Pasos previos

Nadie pone en duda que en un mercado cada vez más globalizado es una buena oportunidad para el crecimiento del negocio.  Pero para tener éxito necesitas tener una sólida estrategia de marketing digital internacional. Esto significa que habrá que:

  • Investigar a la competencia (qué hacen, cómo se promocionan, por qué tu producto/servicio es mejor).
  • Confirmar que la logística esté preparada para operar localmente en cada país (distribuidores locales, interlocutores nativos para consultas)
  • Consideraciones en la web: Traducción de la página web a inglés o en el idioma del país en el que vayamos a operar (traductores nativos), aplicación de SEO internacional, cuidar la parte visual en cada idioma (dependiendo del idioma las frases pueden ser más largas o caracteres especiales).
  • Crear contenidos aplicando el SEO a todos los textos que se publiquen en la web, redes sociales y publicidad. No solo en el idioma de origen, sino  también en el idioma de los países donde se desee operar, así como trabajar las keywords (palabras clave).
  • Una vez tenemos lista esta parte es hora de buscar prospectos. Una buena forma de conseguirlos, y por tanto plantear una campaña de prospección internacional, es a través del marketing de buscadores.

Habrá que conocer cuál es el motor de búsqueda más utilizado en ese país. No siempre es Google. Si queremos conquistar el mercado ruso deberemos tener en cuenta a Yandex y en el caso del mercado chino a Baidu. Recuerda que las búsquedas no son universales. Esto quiere decir que no tiene por qué haber la misma cantidad de búsquedas en otros países.

Si nuestro mercado es el Canadá, Estados Unidos, Japón o Europa occidental, el motor de búsqueda por excelencia es Google. Por lo que si se va a operar en cualquiera de estos países se puede optar por hacer una campaña en este motor de búsqueda. Este nos ofrece algunas herramientas como:

  • Market Finder. Ayuda a identificar nuevas oportunidades en el ámbito internacional, así como el coste por clic para algunas consultas y la competencia de publicidad.
  • Google Ads. Permite realizar y gestionar campañas para clientes tanto de nuestro país como de otros mercados, siempre y cuando nuestros productos estén disponibles para esos países.

Posicionamiento de la marca sin necesidad de tener sede

Asimismo, gracias a Internet, cada vez hay más negocios que no requieren tener una presencia física o establecimiento para desarrollar una actividad profesional. Estos también van a poder posicionar su marca sin la necesidad de tener sede. Para ello podemos establecer estrategias basadas en:

  • La competencia. Habrá que analizar su oferta comercial y compararla con la nuestra.
  • Consumidor. Se tomarán como referencia las necesidades de los clientes.
  • Responsabilidad social. Se definirá la oferta comercial anteponiendo necesidades de la sociedad en general. Por ejemplo, el cuidado del medioambiente.
  • Atributos. Asociamos la marca con una cualidad que la hace única o que destaca sobre los productos o servicios de la competencia.
  • Beneficios. Se asocia la marca con un beneficio al consumirla o con la solución a un problema.
  • Ocasión de uso. La marca se asocia para una ocasión (uso diario, para regalo, uso festivo)
  • Tipo de usuario. Se trata de asociar el producto o servicio a un público específico.
  • Relación con productos de la misma clase. Se trata de relacionar la marca con otras marcas que todas ellas tienen una característica común.
  • Marca avalada. Aquí entran en juego personas famosas, deportistas o que tienen un reconocimiento internacional. Un ejemplo es Rafa Nadal y Kia.
  • Experiencia o consumo. Genera una experiencia al usuario mediante su uso o consumo. Un claro ejemplo de esta estrategia es Starbucks.

Son muchas las opciones y estrategias que se pueden aplicar a los negocios, pero unas serán más adecuadas que otras para tu negocio. ¿Quieres que Laluca te ayude a seleccionar aquella estrategia que mejor se adapte a tu empresa?