Cómo medir una campaña publicitaria online

Seguro que habrás escuchado que una de las ventajas de realizar una campaña publicitaria online es que se puede medir los resultados. De hecho, la publicidad online se ha convertido en una herramienta en la que relación costo-beneficio resulta muy atractiva para las empresas así como arrojan resultados concretos.

Esto es como consecuencia de la posibilidad de segmentación, el pago solo por clic y que podemos monitorizar la campaña. Esto último nos permite medir y ajustar en tiempo real los anuncios. Sabremos cuáles funcionan mejor. De este modo, tenemos la oportunidad de optimizar el presupuesto.

Seguramente, estés pensando: “Todo eso está muy bien, pero ¿cómo puedo saber si el anuncio está funcionando  o no?” Para esto tenemos una serie de indicadores que nos van a permitir medir y ajustar nuestras campañas publicitarias. El fin último es obtener el mayor número de conversiones al costo más bajo posible.

Indicadores  para medir el éxito de una campaña

  • Alcance. Se refiere al número de personas que se le ha mostrado el anuncio, tanto si han dado clic como si no. Es decir, si la estrategia de aumentar la visibilidad de tu negocio es efectiva o no. Aquí suele mirarse las impresiones, el coste por impresión, los usuarios únicos impactados, la frecuencia media de impacto y si existe duplicidad de audiencias.
  • CTR (Click Through Rate). Dicho de un modo más sencillo, es el número de personas que dieron clic entre el número de personas registradas en el alcance total. Cuanto más alto sea el CTR mejor.   Ya que nos está indicando que el enunciado es atractivo y para la audiencia está resultando relevante el contenido.
  • CPC (Coste por Clic). Es como su nombre indica el costo que nos supone cada vez que un usuario hace clic en el anuncio. El coste se obtiene de dividir el presupuesto de la campaña entre el número de clics logrados.
  • Tasa de conversión. Esto se refiere al número de personas que llegó al destino que indicaba el anuncio y realizó lo que se le pedía. Por ejemplo, supongamos que hemos hecho un anuncio de una cata de vino y hemos indicado que ha de registrarse para asistir a la cata en la página de destino. Las conversiones son el número de reservas que se han realizado para el evento. En nuestro caso una cata de vino. Estas reservas serán las conversiones. El total de reservas dividido entre el número de clic dados al anuncio obtendremos la tasa de conversión. Recuerda que no todo el mundo que haga clic en el anuncio hará la reserva.
  • Costo por adquisición del cliente (CAC). Es el resultado de dividir el presupuesto inicial entre el número de personas que hicieron la reserva, por seguir con nuestro ejemplo. De esta manera sabremos lo que nos ha costado cada persona que ha hecho la reserva en nuestra cata de vino. Por tanto el CAC es un ratio utilizado para determinar el coste medio de inversión para hacer que un usuario potencial se transforme en cliente. Esta medición puede realizarse mensual, trimestral, semestral o anualmente.

En resumen, si tenemos en cuenta estos cinco indicadores, podremos evaluar y saber cuál es la campaña o anuncio que está siendo más efectivo.  Cuántas de nuestras visitas se han convertido en leads y cuáles en clientes. En definitiva, nos va a ayudar a establecer nuestro embudo de ventas.

No obstante estos no son los únicos indicadores que podemos manejar,  existen otros como el tiempo de recuperación de la inversión CAC o el ratio del ciclo de vida del cliente. El primero calcula el tiempo que tarda la empres en recuperar la inversión CAC tomando tu CAC  y dividiéndolo entre el margen de beneficio por mes en función de la media de nuevos clientes. Mientras que el segundo, estima el valor total que obtiene la empresa por cada cliente frente a lo que se ha invertido para obtener dicho cliente.

Como puedes existen diferentes indicadores que van a valorar el éxito de nuestras campañas de marketing online. ¿Quieres que te ayudemos a gestionarlas?