La inversión en publicidad no es un gasto

Algunas empresas, sobre todo las pequeñas, ven a la publicidad como un gasto. Pero en realidad, debemos de verla como una inversión. Al igual que invertimos en maquinaria o en un ordenador para facilitarnos el trabajo, la publicidad es una inversión que nos va a retornar en volumen de compra y clientes.

Otras compañías, en cambio, deciden destinar una cuantía importante de su presupuesto a publicidad. Esto es porque, en este caso, ven a la publicidad como una inversión que va a poder ser medida. Por tanto, no se considera un gasto.

Ventajas de la publicidad

En la actualidad, la publicidad ha ido experimentando una transformación, sobre todo a raíz de la aparición de Internet y sus nuevas formas publicitarias. Hoy día son de sobra conocidos los banners,  páginas web, emails, Facebook, Twitter, etc. Todos ellos requieren formas distintas de hacer publicidad. Además, la inversión es  mucho menor que en un medio tradicional como la radio, prensa o televisión.

Las principales ventajas de la publicidad digital son, por un lado, la capacidad de segmentación del público al que queremos llegar. Por otro,  que se podemos medir el retorno de lo invertido. Esto es saber lo que nos cuesta conseguir captar un nuevo cliente.

Supongamos que realizamos una campaña de publicidad en Google Ads. Si sabemos, tras realizar el correspondiente estudio, que por cada euro de gasto, se recuperan tres euros en ventas, nos plantearíamos a realizar una campaña, ¿verdad? En  este supuesto, estaríamos hablando de una inversión que se ha recuperado en su totalidad y, además, tenemos un beneficio. Esto es lo que se denomina una publicidad efectiva. Es otro ejemplo más para ver que los gastos de publicidad no son unos simples gastos.

Razones por las que la publicidad es una inversión

Uno de los motivos que puede llevar a pensar que la publicidad es un gasto superfluo es porque, a veces, no se obtienen resultados inmediatos. Es por ello que algunas empresas cuando hay problemas económicos lo primero que recortan es la publicidad. Pero como venimos diciendo en este artículo, debemos empezar a ver la publicidad como una inversión y no como un gasto. Aquí te damos algunos motivos para que destierres esa idea de que la publicidad es un gasto:

  • Es un escaparate que va a ayudarte a dar a conocer los productos que fabricamos o los servicios que presta la empresa.
  • Es una forma de comunicar a los clientes los beneficios o ventajas que ofrece nuestra empresa y por qué deben elegirnos a nosotros, en vez de a la competencia.
  • Es una manera de proporcionar valor añadido a los productos, mediante promociones, descuentos, cupones. Es una forma de atraer nuevos clientes o fidelizarlos. Además, estaremos creando una imagen positiva hacia nuestra propia empresa.
  • Diferenciación. Mediante la publicidad podemos crea familiaridad y crear confianza hacia nuestra marca.
  • Fomenta la compra. Una buena campaña puede ayudar a motivar que nuestros clientes nos compren.
  • Anunciarse en el lugar adecuado es clave para llegar a nuestros potenciales clientes. Por ello, es necesario analizar adecuadamente el cómo y el dónde nos queremos publicitar.
  • Crean necesidad en los consumidores. Los anuncios nos ayudan a crear ese sentimiento de deseo o necesidad hacia nuestros artículos. Los clientes por sí solos no van a venir comprarnos, sobre todo si existen otras empresas de la competencia.

A modo de conclusión, aquellas compañías que consideran la publicidad como un gasto es debido a que desconocen los resultados, es decir el volumen de ventas o clientes nuevos que supone esa campaña que acaban de realizar. Esto ocurre cuando no se ha realizado una publicidad efectiva por no haber planificado una buena estrategia de marketing.  Pero como hemos podido ver la publicidad es una inversión y es perfectamente cuantificable.

 ¿Sabes si realizas campañas efectivas? ¿Mides y analizas los resultados de la publicidad que realizas en tu negocio?